Campaña de Policía Local y DGT para evitar las distracciones al volante

La Policía Local de Zaragoza y la DGT podrán en marcha la próxima semana (entre el 3 y el 9 de junio) una campaña para evitar las distracciones al volante, ya que la pérdida de concentración origina el 28% de los accidentes totales en Zaragoza, y el 39% en los casos de accidentes con víctimas en España, según datos de 2011.

A las distracciones clásicas que amenazaban al conductor, consultar un mapa, fumar, el llanto o las peleas de los niños que viajaban en el coche o intentar expulsar un insecto del coche, se han sumado todas las que se vinculan a las nuevas tecnologías, móviles, programación de gps, etc. En realidad se trata de distracciones que duran pocos segundos, pero en los que se sigue circulando, de manera que se pierden reflejos, capacidad de reacción y concentración, provocando, entre los accidentes más habituales, salida de la vía, colisiones con otros vehículos y atropellos.

Actos de riesgo

Uno de los hábitos más extendido es utilizar el móvil mientras se conduce (celular o manos libres). Sin embargo, los estudios realizados indican que tras un minuto y medio de conversación , el conductor no percibe el 40% de las señales , su velocidad media baja un 12%, el ritmo cardíaco se acelera bruscamente en el momento de la llamada y tarda más en reaccionar. De manera que el uso del móvil multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente. Pese a la rotundidad de los datos, las encuestas realizadas entre los conductores no demuestran que haya correspondencia con la percepción del peligro que se asume.

Encender un cigarrillo es otra de las acciones que se combina con frecuencia cuando se está al volante. Sólo se tarda 4 segundos en este movimiento, pero a una velocidad de 100km/ en los trayectos interurbanos, se recorren en ese tiempo 113 metros. Las compañías de seguros inglesas hablan de que un 5% de los accidentes de tráfico se producen por esta causa.

Peligros potenciales similares se producen cuando se manipula la radio o los equipos de música que incorporamos en los coches, o programar el GPS mientras estamos en movimiento.

Tanto la Policía de Zaragoza como la DGT aluden además al sueño y a la fatiga como factores de riesgo “muy desconocidos como tales, pero muy implicados en la accidentalidad”.

Por eso, se recomienda propiciar un estado óptimo ante el volante que evite una pérdida de concentración del conductor tanto para trayectos urbanos como interurbanos: así es fundamental dormir bien antes de conducir, no ingerir alcohol ni hacer comidas copiosas. No fumar, ni aunque se sienta somnolencia. En esta caso, es mejor parar un momento y/o mantener una temperatura del 21-22 grados dentro del turismo.

Los consejos son tajantes a la hora de utilizar el móvil. Es una importante fuente de distracción y no debería estar activado mientras se conduce (ni el manos libres), porque aunque estos son menos peligrosos, no disminuyen todos los riesgos. Si hay una emergencia, es mejor parar el coche y llamar entonces.

Estas recomendaciones también se hacen a las personas que realizan las llamadas, para que se abstengan de llamara si saben que el destinatario va conduciendo, y a los peatones, que muchas veces, absortos en sus conversaciones, crean situaciones de peligro a la hora de atravesar una calle.

También se recomienda programar emisoras de radios y la música antes del viaje y hacer lo propio con los gps.

Recordar, asimismo, que la Ley de Tráfico considera una infracción grave conducir utilizando auriculares, usando manualmente dispositivos móviles, navegadores o cualquier otro sistema de comunicación y que se sancionan con multas de 200 euros y pérdidas de 3 puntos en el carnet.