Danzas griegas en el Teatro de Caesaraugusta para difundir la cultura helena

El Pulpitum del museo del Teatro de Caesaraugusta será el escenario de una demostración de danzas griegas que tendrá lugar el próximo domingo, 7 de julio, a partir de las 12.00 horas. Esta actividad está organizada por el Ayuntamiento de Zaragoza a través del servicio de Cultura y la Asociación Heleno Aragonesa Pansélinos.

La exhibición de danzas griegas durarará alrededor de 45 minutos y el público asistente podrá participar en la actividad. El acceso es libre hasta completar el aforo y el horario de los museos municipales el primer domingo de mes es gratuita en horario de 10.00 a 14.30 horas, interrumpiéndose el acceso 30 minutos antes del cierre. El objetivo de estas actividades es difundir la cultura griega en nuestra ciudad, además, fomentar las relaciones entre los griegos residentes en Zaragoza y los vecinos interesados en profundizar en la cultura helena.

Asociación Heleno Aragonesa Pansélinos

En el año 2010, un grupo de griegos residentes en Aragón y otro de aragoneses simpatizantes con el mundo heleno fundaron la Asociación Heleno Aragonesa Pansélinos para reforzar los lazos de amistad entre el mundo griego y la sociedad aragonesa, difundir la cultura griega, fomentar la investigación y el saber desde una perspectiva histórica, antropológica, social, cultural, humanística, ideológica y política del mundo griego y organizar actividades culturales o científicas que favorezcan la comprensión y el conocimiento mutuo y mejoren la convivencia entre ambas culturas.

Las danzas griegas

Grecia y sus habitantes, empezaron a desarrollar, hace más de 2.500 años, algunos de los principios que han sido la base del desarrollo de la sociedad occidental. La filosofía, la geometría, la biología, la medicina, el arte, la democracia, incluso nuestro idioma son impensables sin la cultura griega. Dentro de las manifestaciones culturales griegas, la danza ocupa un papel preponderante porque la consideran como la máxima manifestación del sentimiento, con ella han expresado la alegría, la tristeza, el enojo, la fuerza, el amor o el dolor desde tiempos inmemoriales.

El simbolismo de algunas danzas se remonta a los tiempos míticos en que Teseo con su amada Ariadna venció al Minotauro. Otras, como el syrtó, comunes a toda Grecia, cambian sus instrumentos y cadencia según se bailen en el continente o en las islas. En algunas, los danzantes, tras mostrar sus habilidades, invitan a todos los asistentes a bailar con ellos y participar en la fiesta. Los danzantes forman corros, cintas, líneas, parejas e incluso bailan solos y cada danza, no importa cuál sea su origen, tiene una historia que contar.