El Consejero de Acción Social recibe en el Ayuntamiento a los 60 escolares saharauis que pasarán el verano en Zaragoza

El Consejero ha dado la bienvenida a la ciudad, esta mañana, al grupo de 60 niños y niñas saharauis, entre los ocho y doce años, procedentes de los Campos de Refugiados Saharauis de Tinduf (Argelia), que como cada año, llegan a Zaragoza para pasar estos dos meses de verano acogidos por familias de Zaragoza y tambien de Huesca y Teruel.

Este año un total de 146 niños y niñas saharauis veranean en Aragón de ellos, 60 en Zaragoza, y permanecerán en nuestra ciudad hasta el próximo día 20 de agosto

En el acto también han estado presentes Agustín Gavín, portavoz del MPDL, el Delegado del Pueblo Saharaui en Aragon, Abdu Mohamed Fadel, y representantes de los grupos municipales.

Tras dar la bienvenida al grupo de escolares el Consejero ha mostrado su reconocimiento a “quienes organizáis estas acciones de solidaridad, sobre todo en estos momentos de incertidumbre y de crisis económica, porque demostráis que por grandes que sean las dificultades de unos, siempre hay otros cuyas necesidades son aún superiores.”

Roberto Fernández, ha recordado que Zaragoza fue una de las primeras ciudades españolas en poner en marcha estas estancias de acogida, y ha hecho hincapié en el especial cariño que el Ayuntamiento de Zaragoza siente “no solamente por los niños que hoy vuelven de vacaciones a esta tierra, sino también por la causa que en su tierra defienden los suyos.”

_O3B8192Los niños y niñas saharauis durante la recepción en el Ayuntamiento

El programa “Vacaciones en Paz” se realiza desde hace más de 15 años por asociaciones de amistad con el Pueblo Saharaui en Aragón, como MPDL y Um-Draiga. La mayoría de estos escolares repiten el viaje, y por regla general son acogidos por las mismas familias, por lo tanto los lazos que se crean entre ellos llegan a ser muy fuertes y de un gran cariño.

Además de disfrutar del tiempo de ocio, su estancia en Zaragoza se aprovechará también, para algo tan importante como cuidar de la salud.

Así, entre el tiempo de piscina, juegos, charlas con los amigos y comidas en familia, estos niños también acudirán al médico para realizar revisiones odontológicas y oftalmológicas y solucionar cualquier problema que puedan tener, cosas que aquí son fáciles de tratar y allí, sin embargo, complicadas, por falta de materiales y recursos.

Hace unos quince años que el ayuntamiento de Zaragoza colabora en esta acción solidaria. Una iniciativa que surgió tímidamente y que con el paso de los años se ha convertido en una cita muy esperada, que tanto para las familias de acogida como para los niños, supone el momento más importante y esperado de todo el año.

Las familias que les acogen lo hacen unicamente en régimen de acogida, ya que se trata de niños que tienen familia en los campamentos de refugiados. Las familias de acogida tienen la oportunidad un par de veces al año, en diciembre y / o Semana Santa, de visitar los campamentos de refugiados para vivir ‘in situ’ las condiciones de vida en las que se encuentran.