El interventor confirma que el Ayuntamiento registra 72,8 millones de euros de capacidad de financiación

El Gobierno de Zaragoza ha conocido esta mañana los datos principales del análisis independiente realizado por el interventor sobre el seguimiento del plan de ajuste del Ayuntamiento durante los primeros 6 meses de 2013.

Este informe, que está destinado a valorar trimestralmente el seguimiento del plan de ajuste del Ayuntamiento de Zaragoza, reconoce el cumplimento de la estabilidad presupuestaria logrando una capacidad de financiación de 72.850.270 euros en junio de 2013 mientras el plan de ajuste establecía como cifra a alcanzar los 16,79 millones de euros en capacidad de financiación a final del ejercicio. Así, actualmente se ha alcanzado un 433,67% respecto a lo estimado.

Esta tendencia, a juicio del interventor, implica que existe “margen suficiente para prever que el ejercicio se liquide con una capacidad de financiación superior a los 42 millones de euros”, en concreto, realiza una estimación de 42.955.260 euros.

El interventor califica de significativo el descenso en la cuantía destinada a deuda comercial al pasar de 39,5 millones de euros en marzo a los actuales 21,7 millones de junio.

El Ayuntamiento registra contablemente en este segundo trimestre de 2013 un ahorro neto de 118.396.710 euros. Una cifra destacada si se compara con la del anterior trimestre de este año de 1.947.760 euros y aún más si se estima el ahorro neto negativo que se registró en diciembre de 2012.

Así, en tan sólo 6 meses, el Ayuntamiento de Zaragoza ha logrado aumentar en 116.448.950 euros su ahorro neto.

Para el vicealcalde de Zaragoza, Fernando Gimeno, los resultados de este análisis y seguimiento del plan de ajuste muestran que el Ayuntamiento está cumpliendo con sus deberes (pincha aquí).

¿Qué es el plan de ajuste?

El Plan de Ajuste es un documento que recoge y contempla las medidas necesarias para hacer frente durante los próximos diez años a la devolución de los 164,4 millones de euros que el Ayuntamiento solicitó al Gobierno de España para el pago de su deuda a proveedores en 2012. Este documento fue una exigencia del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas a los Ayuntamientos.

El Plan ofrece un desarrollo temporal de diez años. Un periodo a lo largo del cual se proyectan las previsiones anuales de ingresos y gastos del Ayuntamiento, las medidas de ajuste que a introducir para afrontar las sucesivas obligaciones de crédito contraídas y las iniciativas necesarias para evitar futuros desajustes.