Campaña para utilizar el cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil

La Policía de Zaragoza y la DGT pondrán en marcha entre el 9 y el 15 de septiembre una nueva campaña de control para comprobar el uso de los cinturones de seguridad en los vehículos y los sistemas de retención infantil. Se trata de medidas de seguridad muy sencillas, obligatorias y muy eficaces para evitar la muerte o la existencia de lesiones graves entre los conductores y los ocupantes de un vehículo en un accidente de tráfico.

La campaña de vigilancia pretende que no haya incumplimientos en la utilización de estas herramientas de seguridad de probada eficacia y que localiza a los infractores, preferentemente en las vías urbanas.

El uso del cinturón de seguridad reduce a la mitad el riesgo de muerte en un accidente, ya que protege tanto de salir despedido del habitáculo como de impactar contra el parabrisas, o con los ocupantes delanteros (en un impacto frontal, el ocupante de la parte de atrás que no lleva abrochado el cinturón eleva por ocho las posibilidades de impactar mortalmente contra un pasajero que viaja en los asientos delanteros).

En un choque frontal, los ocupantes de un coche que circule a 80 Km/h tienen pocas posibilidades de salir con vida si no utilizan el cinturón, que es especialmente eficaz en los vuelcos y es una medida complementaria al airbag. Una colisión a 50km/h es similar al efecto de caer al vacío desde un segundo piso. En una vía urbana, la posibilidad de resultar herido o muerto es cinco veces menor si se lleva puesto el cinturón.

Sin embargo, a lo largo de 2012, un 9,8% de los conductores y un 8,7% de los ocupantes delanteros viajaban sin esta medida de seguridad. En los asientos traseros, el porcentaje de incumplimientos se elevó hasta el 20% .

Por lo que respecta a los sistemas de retención infantil, los datos de la DGT recuerdan que en España, cada año, alrededor de 40 niños que van como ocupantes del coche fallecen y cerca de 3.000 resultan heridos. De ellos, el 40% no usan ningún sistema de retención infantil. Asimismo, el proyecto Child calcula que 7 de cada 10 niños que viajan en coche no utilizan de manera correcta la sillita. Entre los malos usos, destacan los derivados de la pereza a la hora de poner de manera correcta los anclajes o los que se producen por aumentar la comodidad del niño. Así, recuerdan que la silla debe estar colocada en la parte trasera central, debidamente anclada, con el arnés ajustado y con las correas adaptadas a la altura del niño (sin que queden por encima o por debajo de los hombros).

Con carácter general, las sillas infantiles son obligatorias para los niños con altura inferior a 1,35 m (aproximadamente 12 años) y es recomendable su uso hasta que alcancen 1,50 metros. Como reglas de oro, se recuerda que nunca se debe llevar a un pequeño en brazos, sujeto con el cinturón del adulto, y si se trata de un bebé que viaja en los asientos delanteros contra la marcha, debe hacerlo con el airbag desconectado.

Las sanciones que se cursan en España por circular sin cinturón de seguridad representan un 13%, por detrás de las que se generan por circular con exceso de velocidad, que son las mayoritarias.

En Zaragoza, la última campaña de vigilancia especial sobre el uso de los cinturones y los sistemas de retención infantil, que se desarrolló en el mes de marzo, puso de manifiesto el alto cumplimiento de esta norma de seguridad obligatoria en la capital aragonesa, ya que sólo un 1,4% de los vehículos controlados cometieron esta infracción.