La campaña en favor del uso del cinturón de seguridad se cierra con 55 infractores sobre 4.642 conductores y pasajeros controlados.

La campaña que la Policía de Zaragoza y la Dirección General de Tráfico han realizado entre los días 9 y 15 de septiembre para fomentar el uso del cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil en los vehículos se ha cerrado con un total de 4.642 personas controladas, de las que 55 (1,18%) no utilizaban estos sistemas de seguridad vial.

Policía de Zaragoza considera que en la capital aragonesa hay un alto nivel de respeto a la norma que obliga a utilizar los cinturones de seguridad y los sistemas de retención infantil para todos los ocupantes de los vehículos (ya sean conductores o pasajeros) y para cualquier tipo de desplazamiento, aunque sea muy corto, ya que se trata de una medida fundamental para evitar lesiones graves y muerte en el caso de una colisión.

De hecho, el uso del cinturón de seguridad reduce a la mitad el riesgo de muerte en un accidente, ya que protege tanto de salir despedido del habitáculo como de impactar contra el parabrisas, o con los ocupantes delanteros (en un impacto frontal, el ocupante de la parte de atrás que no lleva abrochado el cinturón eleva por ocho las posibilidades de impactar mortalmente contra un pasajero que viaja en los asientos delanteros).

En un choque frontal, los ocupantes de un coche que circule a 80 Km/h tienen pocas posibilidades de salir con vida si no utilizan el cinturón, que es especialmente eficaz en los vuelcos y es una medida complementaria al airbag. Una colisión a 50km/h es similar al efecto de caer al vacío desde un segundo piso. En una vía urbana, la posibilidad de resultar herido o muerto es cinco veces menor si se lleva puesto el cinturón.

Esta última campaña que ha desarrollado la Policía de Zaragoza y la DGT durante la semana pasada ha supuesto un gran esfuerzo de vigilancia, ya que se ha incrementado notablemente el número de personas controladas respecto a la anterior campaña (4.642 frente a 2.524 de la realizada en marzo).

Así, se ha comprobado la seguridad de 3.058 conductores, tanto de turismos, taxis, autobuses y vehículos de mercancías, 758 pasajeros delanteros en esos mismos vehículos y 455 traseros. Además, se ha prestado especial atención a los menores de 12 años, tanto a los 33 pequeños que viajaban en el asiento delantero, como a los 338 transportados en los traseros. En el primer caso, todos los niños iban correctamente instalados, mientras que en la parte de atrás se ha localizado a 5 menores que viajaban sin este sistema básico de seguridad.

Por lo que respecta a los conductores, se ha localizado a 43 que circulaban sin usar el cinturón y se ha observado una mayor concienciación de los pasajeros traseros (sólo uno sin cinturón) que en los delanteros (6 sin cinturón). Datos que aunque son variables de una campaña a otra, muestran una mayor sensibilidad con esta actuación básica de seguridad vial y un porcentaje de infracción ligeramente inferior que en la campaña de marzo.