El Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Aragón acuerda “inadmitir la cuestión de nulidad” presentada por el PP por la explotación del transporte fluvial

El Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Aragón ha acordado “inadmitir la cuestión de nulidad, presentada por D. Eloy Suárez Lamata y 14 concejales más del Ayuntamiento de Zaragoza, contra el contrato de cesión celebrado el 12 de junio de 2013 entre Turismo Ebro Fluvial SL y Parque de Atracciones de Zaragoza”. Esa decisión se basa en que es “un contrato válidamente celebrado, donde, mediante un contrato privado entre empresas, una sustituye a la otra en cumplimiento del contrato público que se cede”. “No es, por si, un supuesto de modificación contractual”, añade el Tribunal Administrativo de Contratos de Aragón.

En el acuerdo adoptado por el órgano administrativo, se indica que “los requisitos exigidos se han cumplido por el Ayuntamiento de Zaragoza al conceder la preceptiva autorización, no observando fraude procedimental”. “Se cumple el plazo y el porcentaje de ejecución del contrato y se cumplen los elementos personales de solvencia exigibles al concesionario”, explica el Tribunal, que asegura que “no existe una adjudicación ilegal”.

El consejero de Medio Ambiente, Jerónimo Blasco, considera que el acuerdo del Tribunal Administrativos de Contratos Públicos de Aragón “confirma que el Gobierno de Zaragoza siempre ha cumplido todos los requisitos y que este recurso del PP sólo pretendía sacar más rédito político al transporte fluvial”. “La empresa actual esta explotando con éxito este servicio y sin coste alguno para el Ayuntamiento’”, ha recordado el consejero, quien ha explicado que “el transporte fluvial es un activo turístico y un medio de educación ambiental que vamos a poner a disposición de todos los colegios de la ciudad”.