El Ayuntamiento formaliza la cesión de la Romareda al Real Zaragoza

El Gobierno ha acordado, además, iniciar el procedimiento de lesividad para la reclamación de la deuda que TUZSA tiene con el Ayuntamiento de Zaragoza

Zaragoza, lunes, 23 de diciembre de 2013.- El Gobierno de Zaragoza ha acordado esta mañana la cesión al Real Zaragoza S.A.D. del estadio municipal de La Romareda, para funciones o actividades propias de dicha entidad dedicadas a la práctica del fútbol. Con ello se regulariza una situación atípica provocada por el vencimiento en 2003 del anterior convenio y prorrogado de facto hasta el momento.

Las principales condiciones que ha establecido el Ayuntamiento consisten en que la cesión no podrá ser superior a 10 años, que el Real Zaragoza deberá llevar a cabo la conservación diligente del espacio cedido -realizando para ello las obras que sean necesarias (con la autorización previa municipal) y respondiendo de los daños que puedan causarse-, que el club se hará cargo del abono de todos los suministros necesarios para su actividad (agua, electricidad, limpieza, mantenimiento…) y que contratará una póliza de seguros para cubrir tanto el inmueble y los bienes depositados en él como la responsabilidad civil y daños y perjuicios a terceros que pudieran producirse.

Además, previa comunicación al Real Zaragoza, el Ayuntamiento podrá utilizar cuando considere oportuno el estadio y sus instalaciones para la realización de actividades culturales, deportivas, sociales o de cualquier otra índole de interés para la ciudad, procurando que estas actividades no interfieran el uso habitual para el fútbol.

Así lo ha explicado el Vicealcalde de Zaragoza, Fernando Gimeno:

 

Proceso de lesividad contra TUZSA

Como consecuencia de la toma de razón el pasado 10 de diciembre por parte del Gobierno de la ciudad del informe de auditoría sobre la revisión del equilibrio económico del contrato del transporte del bus urbano, elaborado por la firma Moore Stephens LP, S.L., el Gobierno ha tomado hoy dos decisiones al respecto:

Por un lado, frente a las revisiones de precios demandadas por TUZSA, se acuerda iniciar el procedimiento de lesividad para la tramitación de la reclamación vía judicial de 30 millones de euros. Se estima que el procedimiento culmine en un plazo de cuatro o cinco meses.

Por otra parte, reclamar mediante un proceso de liquidación los 20 millones de euros de deuda reclamado en relación con los abonos facilitados a los trabajadores y sus familiares, donde se detectaron y cuantificaron desajustes por este concepto. Se inician así las actuaciones administrativas necesarias para ajustar la ruptura del equilibrio económico de la prestación, que de no realizarse causaría perjuicios evidentes para el interés público.

Fernando Gimeno detalla la situación: