Escultura y arquitectura se dan la mano en la Lonja con la exposición “Camino de ecos” , de Santiago Gimeno

La sala municipal de exposiciones de Plaza del Pilar acogerá hasta el 25 de mayo esta muestra en la que los volúmenes geométricos ideados por el escultor zaragozano dan lugar a formas, espacios y vacíos con claras reminiscencias arquitectónicas.

La exposición se compone de 18 obras, la mayoría de gran formato, entre las que se incluyen maquetas en madera de algunas de las piezas expuestas.

La sala municipal de exposiciones de la Lonja acoge desde hoy y hasta el 25 de mayo próximo la muestra Camino de ecos. Un itinerario artístico por la obra escultórica más reciente de Santiago Gimeno (Nonaspe, 1952), caracterizada por su marcada inclinación hacia la abstracción y el constructivismo. Una corriente esta última de la que Gimeno es uno de sus representantes más directos y reconocidos en el actual panorama escultórico aragonés.

Camino de ecos supone el contrapunto conceptual y estético a la última exposición escultórica que acogió la Lonja, Voluntad de suerte de Alberto Gómez Ascaso, en la que la forma humana y la representación figurativa eran la nota dominante. La propuesta de Santiago Gimeno se orienta en cambio hacia el territorio de la geometría a través de unos volúmenes y unas formas directamente emparentados con el ámbito arquitectónico, entendido este en un sentido amplio.

La exposición, que se compone de únicamente 18 obras, se inicia con una muestra de maquetas en madera policromada de algunas de las obras expuestas. Aproximaciones de pequeño tamaño que sirvieron de base conceptual para el desarrollo posterior del proyecto escultórico y que revelan la gran técnica y maestría escultórica de Gimeno. Tras este primer encuentro, comienza el recorrido por la parte más sustantiva de la exposición, con obras como La Torre, Luna de Orión, Las flores del mal o Rainbow, todas de gran formato, construidas con materiales metálicos como el hierro o el acero corten.

Las esculturas se conforman a partir de la soldadura de piezas que terminan componiendo un todo de formas, volúmenes, espacios y vacíos con los que Santiago Gimeno quiere mostrar su visión de los valores plásticos que defiende a través de su obra y que coinciden con una de las más destacadas tendencias de la escultura no figurativa que se viene realizando en nuestro país desde la década de los 80 del siglo pasado.

Trayectoria

Santiago Gimeno es desde 1989 profesor de la Escuela de Arte de Zaragoza y compagina su labor docente con la puramente artística y creativa. Su obra ha sido exhibida en numerosas exposiciones individuales y colectivas y ha sido mostrada en espacios abiertos (naturales y urbanos) de ciudades como Zaragoza, Huesca, Sabiñánigo, Soria o el Burgo de Osma, así como en el entorno de lugares emblemáticos como los Monasterios de San Juan de la Peña y Rueda, en muchos de los cuales sus obras de carácter público tienen presencia permanente.

Camino de ecos es la segunda exposición individual que Santiago Gimeno realiza en instalaciones municipales, después de que en 1995 expusiera su obra en la sala del Torreón de Fortea.